La Republica Gastronomica de GIPSY CHEF Avatar

Publicaciones etiquetadas como casciari

17 Notas

"Regalo Piloto"…tortillas de asado. 

A veces me da el punto de regalar. No hablo de grandes cosas -en el sentido material de la palabra- me refiero cosas de valor subjetivo y de difícil cálculo. Yo los llamo: “regalos piloto”.

Puede ser una postal de rastrillo con cinco palabras sueltas o un pensamiento agradable, franqueada a la antigua con sus cuatro días de viaje para recorrer a penas 50 km. Una receta, paso a paso, ilustrada sobre una servilleta que termina en un buzón -no necesariamente conocido-… Pueden ser muchas cosas que solo valen tiempo.

¿El porqué de este pronto?… la mayor parte de las veces el motivo no existe. Quizá las ganas de compartir, o quizá la necesidad de liberar de ideas esta cabeza tan llena.

Pero a veces el porque existe. De repente me acuerdo de alguien y le quiero agradecer, o simplemente decirle “estoy aquí y me acorde que estas allá”.

Este fue un “me acordé que estas allá”, con un poco de “¿estas comiendo bien?” (esta pregunta es retórica, lo hace y muy bien, me consta) y un mucho de “gracias amigo por ser tan iluso y tan contagioso”…

1 Notas

"CELEBRACION"

Seguro que muchos de vosotros conocéis el mundo Orsai … para los que no miraros este vídeo. A día de hoy, y después de haberlo visto una tonelada de veces, todavía me siguen entrando ganas de gritar y salir a cambiar el mundo…pero de verdad.

Lo que en aquel momento era el sueño loco de una pandilla de “borrachos que leen” capitaneados por el mayor de los granos en el culo de la industria del papel impreso, sigue siendo todo eso, y a demas ahora YA ES RENTABLE !!!. La peor de las pesadillas de los dinosaurios de la tinta se ha cumplido: la formula ORSAI funciona, y es contagiosa. Ya somos 5000 mecenas de este sueño, y hay que celebrarlo!!.

Yo hoy sueño con una una fiesta de “carne y hueso”, vamos, un montón de pollos y papas ensartadas en palos y cocinados en plan vikingo dominguero… un cubo con una pócima secreta, una gran brocha hecha con ramas de tomillo que pinta un batallón de pollos bien doraditos, montones de papas nuevas que se van poniendo morenas sin mas bronceador que el jugo que sudan los soldados….cubos de hielo llenos hasta la madre de cervezas “bien muertas” y chajá para todos…. y si a eso le pones algo de buena música, el cielo va a parecer un trabajo de oficina en pleno agosto…. Que Dios y “El” me conserven esta imaginación, juraría estar oliéndolo. 

LARGA VIDA A ORSAI!!!

5 Notas

A falta de pan… “regalos piloto”

A veces me da el punto de regalar. No hablo de grandes cosas, en el sentido material de la palabra. Me refiero cosas de valor subjetivo y de difícil cálculo. Yo los llamo: “regalos piloto”.

Puede ser una postal de rastrillo con cinco palabras sueltas o un pensamiento agradable, franqueada a la antigua con sus cuatro días de viaje para recorrer a penas 50 km. Una receta, paso a paso, ilustrada sobre una servilleta que termina en un buzón -no necesariamente conocido-… Pueden ser muchas cosas que solo valen tiempo.

¿El porqué de este pronto?… la mayor parte de las veces el motivo no existe o es incierto… quizá las ganas de compartir, o la necesidad de liberar de ideas esta cabeza tan llena, vaya “usté” a saber…

Pero a veces el porque existe. De repente me acuerdo de alguien y le quiero agradecer, o simplemente decirle “estoy aquí y me acorde que estas allá”.

Este fue un “me acordé que estas allá”, con un poco de “¿estas comiendo bien?”    -esta pregunta es retórica, lo hace y muy bien, me consta- y un mucho de “gracias Hernan por ser tan iluso y tan contagioso”…

14 Notas

Orsai vs Gipsy Chef: las recetas.

Lo prometido es deuda, aquí están las recetas de la sobremesa con Casciari y el Chiri. (VIDEO)

Como todo en esta santa casa, no son las típicas recetas para cocinar encadenado a una báscula y mucho menos para ser estricto… Dejad que la imaginación y el cariño sean protagonistas, el éxito vendrá solo…..

Geopapas

Que sean patatas nuevas. Son melosas y tienen un toque dulce que baila de maravilla la música de la panceta ibérica y la albahaca. Aluminio, un chorro de oliva virgen, paciencia, buena brasa y sal (al que le parezca) una vez servida.

Salsa de mostaza, cebolla morada y yogourt

Cebolla morada, unas ramas de cilantro, oliva virgen y sal. Todo envuelto con cariño en aluminio; de ahí al fuego hasta que —cuando las toques— parezcan mantequilla. Aún caliente la pelas, la cortas y,aprovechando el aceite y todo el caldo que suelte, la pasas a un bol. Las mezclas con un yogourt cremoso (sin azúcar), un par de cucharaditas de mostaza en grano, dos o tres cucharadas de una buena mayonesa, pimienta molida, unas hojas de menta picada y el zumo de media lima. Búscale el punto de sal. Cuando lo encuentres, está lista.

    

Solomillo a la sal y yerbas

Un solomillo de cerdo, sal parrillera (a ojo de tuerto, un kilo y medio) una clara de huevo, un chorrito de cerveza, ramas de perejil, albahaca, cilantro y romero (¡frescos!) recién picados. Mézclalo todo y prepara una tumba confortable para revivir al solomillo a base de fuego, no mas de veinte minutos: recuerda que si no se cocina en el horno puede ser que se le pegue algo de sal. Si es así, acláralo en un bol con agua tibia justo antes de servirlo.

Manzanas asadas,granada y stracciatella de mascarpone

Para cuatro personas. Dos manzanas, una rama de canela, oliva virgen y tomillo seco. Trajecito de aluminio y al fuego hasta que sean una seda. Para la stracciatella mezcla la yema que sobró del huevo con cinco cucharadas de azúcar y bátelo hasta que empiece tomar un color pálido y textura cremosa; añade un bote de mascarpone (más o menos doscientos gramos) y seis cucharadas de nata montada. Ralla cuatro o cinco onzas de buen chocolate (que se noten los trocitos) y tírale los granos de la granada. Si no hay armamento pueden ser uvas, higos, fresas… ¡Ya casi está! Sirve la carne de la manzana asada en el fondo de un vaso y la stracciatella de sombrero.

Si no has trunfado con esto, ¡me la corto y me hago monja!

5 Notas

Cocinando para Hernan Casciari: “Orsai, la receta de la felicidad”

Recuerdo bien la primera vez que oí hablar de Orsai. Comenzábamos el rodaje de una serie de clips en restaurantes “singulares” que la productora había decidido grabar para terminar convencer a Antena 3 que yo era el candidato perfecto para ser el chef del programa de verano “Comer, beber, amar”. El objetivo del día era descubrir el menú de una taberna de barrio barcelonesa, de la mano de dos bloguers gastronómicos bien catalanes -“Els del Morro Fi”- y un peluquero rokero hiperactivo -el “Perroker”-… El local elegido por los tres personajes: el “Pepeta´s Bar”; una suerte de bodega-taberna-saloon decorada al más puro estilo western almeriense y regentada por el sheriff “Búfalo George” (no es coña, se hace llamar así…) un enamorado del far west, Dolly Parton y los artículos de broma.

Primera prueba de fuego para la convencer a la cadena de mi valía y estaba en el centro de la pista, a punto de entrar en la jaula de los leones disfrazado de torero. Por si no ha quedado suficientemente claro, estaba TOTALMENTE CAGADO DE MIEDO. Era la gran oportunidad de demostrar algo a una cadena grande, y se me había llenado el circo de enanos de un metro ochenta y vaqueros cuenta chistes… no estaba preparado para domar tanta fiera!!. 

Andrés, el realizador, cámara en mano, y por delante la florida comitiva, ajenos a mi drama interior, se dispusieron a entrar en la bodega llevándome entre ellos en modo sándwich sin posibilidad de huida. Apenas puse un pie en el local pedí tiempo muerto, una cerveza, y salí corriendo como un pollo para intentar controlar el pánico a base de nicotina. Andrés se acercó, me dio fuego y empezó a charlarme. En aquel momento me importaba un huevo y la yema del otro lo que me pudiera estar contando, sólo quería marear la perdiz un rato para ver si era capaz de olvidar el marrón en el que estaba metido. Y así, a lo tonto, comenzó hablar de una gente que tenía una editorial alternativa, una revista propia en Internet y una pizzería en un pueblito a las afueras de Barcelona. Dos amigos que, hartos de la industria editorial se habían montado el chiringuito por su cuenta. La revista, la soñaron un día en el patio de su casa en Sant Celoni, y a las pocas semanas ya habían agotado el primer número en preventa, todo esto sin ni siquiera saber que ocuparía sus páginas. Después vino la editorial, basada en hacer lo opuesto de lo que hacen las convencionales. Pero no fue esto lo que me cautivó de la historia… Lo que realmente me dejó prendado para siempre de esta familia de locos, es que, en un momento de sobremesa nocturna, los muy pirados decidieron que echaban muchísimo de menos a su amigo el pizzero, que los alimentaba -cuando eran más jóvenes- en esas veladas de charla y delirio infinitas, y decidieron traérselo para montar una pizzería al lado de su casa y poder así tenerlo cerca. El maestro, grande entre los grandes, dijo que él no viajaría a ninguna parte si no lo hacía con su horno. ¿Habéis escuchado alguna vez una prueba de amor gastronómico mayor?… y así fue, nobleza obliga….se vino con su horno y montaron la pizzería. Alguno estará pensando que la historia, aunque si es un poco loca, tampoco es para tanto, bueno, ¿y si os digo que el lugar de donde vinieron el horno y su dueño es Argentina?… QUE GRANDES!!… a estas alturas de la conversación ya me había olvidado por completo de Dolly Parton, el sheriff y todos los indios juntos. Lo único que quería en ese momento era conseguir que Andrés me llevara a conocer a estos chiflados en persona. Y así fue, el tiempo hizo lo suyo, y puso cada pieza del puzle en su lugar. La grabación de aquel día fue a parar a alguna basura -probablemente sin, ni siquiera, tocar la sala de edición-, Antena3 dio el “sí quiero” y yo empecé con este blog, que fue la excusa perfecta para encontrarme con ellos, como no, con una buena comida de por medio.

Os preguntareis por qué el título del post “Orsai, la receta de la felicidad”, muy sencillo, la felicidad pasa por ser libre y hacer lo que hizo esta gente: depender de ellos mismos y del amor por lo que hacen para no estar en “orsai”. Y nadie mejor que el propio Hernán Casciari para contarlo. No os lo perdáis, merece la pena:“Matar al intermediario” Charla TEDx

 Video compartido via orsai.bitacoras.com

Me gusta